Seguidores

Resumen de la historia

Leopold ha decidido marcharse de su pueblo, para ir a buscar a La Esperada, ja que ella es la única que puede salvar a los de su raza. Pero Leopold nunca ha salido más allá del bosque y no conoce nada del mundo exterior, lo que le hace más difícil la búsqueda. Y dentro de poco se dará cuenta, de que el tiempo se les esta acabando, y que deberá aprender a vivir en ese mundo, a ser como otro cualquiera.

Pero aún así no todos quieren dejar de ser hombres lobos, también están Los Otros, monstruos horribles que matan soló para ver el sufrimiento de su victima.

Una historia de una búsqueda y de un amor imposible en la que cada línea te sorprenderá.

Prólogo parte 2

Ufff... me ha costado mucho acabar de escribirlo, pero aquí está ;) La segunda parte =) Espero que os guste!!


Estaba preocupado. Llevaba un buen rato de camino, y aun no había salido siquiera de aquel bosque. Era horrible, árboles altísimos por todas partes, animales correteando, sombras, y sobretodo mucha oscuridad. No es que le tuviera miedo, pero es que daba miedo. Cualquier humano que se atreviese a pasar por este bosque, se volvería loco, y con razón. Esto no había quien lo aguantara. Ahora, lo único que me daba fuerzas era Charlotte. Tenía que hacerlo por ella, tenía que librarme de esta maldición y poder estar con ella. Así, podíamos estar juntos para siempre. Ni siquiera me he podido despedir, y ahora me siento un poco culpable. Pero creo que Ahren se lo explicara, y sé que él cuidara de ella. Nunca le he dicho lo que de verdad soy, todavía tiene seis años, y no quiero que sepa que en realidad tiene un hermano que se convierte en un monstruo cada luna llena.
Ahora que me acuerdo, apenas faltan unas horas para que salga, así que debería avanzar el paso y empezar a buscar rápido una cueva o cualquier otro tipo de refugio que me pueda ayudar a que el efecto sea el menor posible o que por lo menos no me encuentre con nadie.
Sabía que no debía estar muy lejos de la casa de mis padres. Pero aun así, preferí coger otro camino, no tenia voluntad ni fuerza suficiente para volver allí. Me gustaría que ellos estuvieran a quí, me gustaría tanto que todo fuera a ser como antes, pero eso si que estoy completamente seguro de que no va a poder ser así. Porque si llevan tanto tiempo desaparecidos, seguro que están muertos. No quería pensarlo, pero estoy completamente seguro de que no hay ninguna posibilidad de que aun estén vivos. Y si es así, no podría perdonarles que nos abandonaran a Charlotte y a mí. En cierto modo, no los conocía muy bien. Apenas tengo algún recuerdo de ellos. Intente mil veces recordarlo todo lo que había pasado, pero no hubo manera, cuando esta maldición me acecho, todo recuerdo que tuve antes fue borrado, como si nunca hubiera vivido, como si acabara de nacer.
Lo poco que recordaba era en mi decimo cumpleaños, mi madre me traía un inmenso pastel a mi cuarto. Y mi padre detrás de ella, haciendome fotos con una antigua camara. Apenas me acuerdo de sus caras, sus gestos o sus gustos...
Me estaba entreteniendo demasiado, o me daba la suficiente prisa, o nunca saldría de aquí. Debía salir pero ya. La luna estaba a punto de salir, y yo ya me empezaba a sentir muy cansado y con muy pocas fuerzas de seguir.
Me apoyaba fuertemente a los árboles para no caerme al suelo. Ya no tenía casí ninguna esperanza de salir. Me sentía que había defraudado a todos. Ahora nunca podría salvarlos.
-¡Maldición! – me empezaba a doler fuertemente la barriga, y cuando miré al cielo, noté que la luna ya estaba saliendo. Intente aguantar todo cuando fue posible, pero fue inútil. La luna es invencible. No hay rival para ella.
No puedo más, me empiezo a transformar, y no puedo hacer nada que pueda evitarlo. Cada vez eran más fuertes los golpes en la barriga, y me tuve que tumbar en el suelo. Esto era insoportable. Incluso así, seguía buscando algún lugar donde esconderme. Sé que no podía evitar que me transformase, pero aún podía evitar matar a algún animal, o lo que es mucho peor, a algún humano.
Lo único que encontré fue árboles y más árboles, aunque claro, es un bosque. No, si al final, iba a tener razón Ahren, me tendría que haber marchadopor la mañana. Pero, es que no paraba de pensar en el sueño que tuve la noche anterior. Ella iba a morir. Los Otros iban a por ella. La querían muerta, sabían que era La Esperada, y no podían permitir que les quitara lo más preciado de su vida. Aún cuando llevo unos seis años, siéndolo, no se como puede haber alguien en el mundo que le pueda gustar serlo. Me acuerdo de que Ahren, una vez me explico que en algunas regiones del sur había una clase de crueles hombres lobos a los que les gustaba poder ser fuertes, tener poder, y sobretodo matar a los humanos. Aunque hubo un tiempo en que ellos también lo fueron, pero creo que no fue la mejor época de su vida y por eso la odian tanto que no pueden evitar su desprecio y su rencor por ellos.
No podía rendirme tan fácilmente, pero no tuve mas remedio. Ya había acabado la transformación. Ya no podía controlar más mi cuerpo. Eso, era lo peor de ser un hombre lobo, tú estas consciente, pero tu cuerpo no reacciona a tus movimientos. Al principio, lo pasé muy mal, pero poco a poco, me empecé a dar cuenta, de que no tenia más remedio, hasta que por fin la pudiera encontrar.
Mi cuerpo se comporta de modo extraño esta vez. No para de oler el aire, como, si hubiera encontrado a algún humano. Pero, para mi suerte, eso es imposible. Ellos dejaron hace mucho tiempo de visitar este bosque, porque cada vez que venían, luego no volvían. Aunque creo, que ahora mismo me estaba equivocando. Mi cuerpo lo siente, siente la respiración de su próxima presa, y eso, me empieza a poner nervioso. Pero, no puedo hacer nada, me tengo que empezar a relajar, sino luego, lo pasaría peor.
Mientras mi cuerpo camina vagamente, en un rastro que yo, por el momento desconozco, decido pensar en algunas cosas, que me hagan olvidar, lo que dentro de poco, tendré que ver, sin más remedio. Pienso, en la bella sonrisa de Charlotte que dentro de muy poco yo también la podré hacer sin tener miedo, en lo ojos de Ahren y en su repentina personalidad, que a veces no la entiendo muy bien, y sobretodo pienso en La Esperada, tanto tiempo perdido buscándola, y que dentro de muy poco la tendré en frente mía. Pero, incluso así, yo no puedo parar de pensar en la próxima persona que va a morir por mi culpa. Todo, por no hacer caso a lo que me dijo Ahren. Es que a veces soy tan cabezota, que cuando se me mete una idea entre ceja y ceja, luego no hay quien me la saque.

4 comentarios:

AleyAngi dijo...

Pasate por la reina de la noche! tienes un regalooo!!
Un beso
Angi

AleyAngi dijo...

pasate por música de ayer y de hoy!!! tienes unos premios!!! bss

Toxicmen dijo...

valla... sabes escribir... me ha gustado mucho...
si deseas... pasas por http://notas-del-silencio.blogspot.com/

yo tambien escribo al menos ahora estoy con una historia llamada "la chica del vestido negro" te envito a leerla xD

Anabel Botella dijo...

Me he quedado con ganas de más. Eso está bien.
Saludos desde La ventana de los sueños.

Publicar un comentario